Tradición de huevos de chocolate para pascua de resurrección

Todos los domingos se pascua se ha vuelto una tradición en la mayoría de los hogares en muchos de otros lugares del mundo crear huevos de pascua lleno de chocolate, lo que se ha vuelto una tradición más allá del marco religioso que le dio origen.

Es por este motivo que ya casi llegando el día, tiendas, pastelerías y supermercados anuncian y exponen en sus escaparates huevos y conejos de Pascua, coloridos y llenos chocolate. Tanto Europa como Norteamérica y América Latina siguen esta popular ofrenda con distintas prácticas.

Pese a las distintas versiones, todas coinciden que el huevo y el conejo de Pascua están relacionados con la llegada de la primavera, simbología asimismo de la fertilidad.

Sin embargo, existen otras versiones, para los que no conocen esta tradición se la explicamos brevemente: para la religión católica el Domingo de Pascua (día de la resurrección de Jesús) es parte del Triduo Pascual, y el que pone fin a la Semana Santa que incluye al Jueves y Viernes Santo, días en los que se conmemora la muerte de Cristo; Sábado Santo, en el que se conmemora a Cristo en el sepulcro.

Según la Iglesia católica, la costumbre del regalo tiene su inicio en el siglo IV. Por aquel entonces, la religión no aconsejaba el consumo de huevos durante la Cuaresma. Como solución a la abundancia de los huevos no consumidos y al considerar un pecado tirarlos, se regalaban el Domingo de Resurrección, primer día en el que se podían volver a comer.

Hoy en día la Semana Santa ha cobrado otros significados, como semana de turismo o semana criolla en algunos países, sobre todo de América del Sur. La tradición de los huevos se mantiene, más que por su significado religioso o espiritual, por el simple gusto del chocolate.

De tal manera, ofrecer una cesta de huevos frescos, adornados y coloreados, era considerado como un detalle. Poco a poco, que la alegría del Domingo de Resurrección es celebrada por los católicos en asociación con los niños, encargados de buscar los huevos después de misa.

Los supermercados y chocolaterías se llenan de huevos de infinitas variedades, tamaños y colores para el mero regocijo de los amantes del chocolate, el mejor de los dulces. No sé qué opinas tú, pero yo creo que la pascua es la mejor de las tradiciones que guardamos del mundo cristiano, ¿no lo crees?

El huevo también es símbolo de la primavera, del comienzo del ciclo de la vida, la fertilidad. Así, el día de Pascua se identifica con el inicio de una nueva etapa, culminada con la resurrección.

Sin embargo, no todos los países latinoamericanos tienen la costumbre de regalar huevos o conejos de Pascua. Colombia, Venezuela, Brasil, Perú o México, se centran más en las celebraciones religiosas, en las procesiones.

Ofrecer una cesta de huevos frescos era sin duda un magnífico detalle, pero si además los huevos se coloreaban o se pintaban se convertían en un auténtico regalo, ya que este tipo de actividades forma parte de una tradición que poco a poco ha ido tomando un gran auge.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *